María Cabral
Caminar sediento de palabras alentadoras, de oportunidades fortuitas, de la sinceridad de alguien que te entienda y te aprecie sin intereses independientes. Son estas algunas de las causas de vacíos y fuentes de fracasos que experimenta el ser humano en este diario vivir. La vida teje con manojos de situaciones las experiencias de cada ser y el trayecto para conseguir los sueños que cada uno se  ha forjado. 

Es por eso que nos endurecemos y renovamos nuestra piel para poder pasar la travesía y prepararnos para las próximas.
Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos creído seres invencibles e inmortales, pues nos olvidamos que el tiempo pasa dejando sus huellas, huellas que no volveremos a pisar. Nos creemos un producto terminado sin ni siquiera saber reconocer nuestros errores y nuestras debilidades ante una situación compleja.

1 Response
  1. tubeth2000 Says:

    Me alegra volver a leerte mujer...en horabuena!


Publicar un comentario

Gracias por sus comentarios